LPAmar

Economía azul

Oportunidades para el crecimiento marino y marítimo sostenible

Estrategias y políticas

Los sectores de la economía azul representan según la Unión Europa el 75% del comercio exterior y el 25% del comercio interior comunitario (Ecorys, 2012). La estimación de crecimiento del mercado mundial de la navegación de recreo oscila entre el 2% y el 3% anual del PIB (GVA), para los próximos años.

Estos datos cobran más interés si tenemos en cuenta que más del 90% de las empresas trabajan en el subsector del turismo costero y marítimo son pequeñas y medianas empresas (PYMEs), con 10 o menos empleados, y su inversión en I+D+i en España y, concretamente en Las Palmas de Gran Canaria, es testimonial en su mayoría (Ayuntamiento, 2011).

La Comisión Europea ha publicado su comunicación “Las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea: hacia una asociación en pos de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador”.

El pasado día 21 de noviembre de 2011, la Comisión Europa publicó la Comunicación COM (2011) 782 final, al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, sobre el fomento de una estrategia marítima para la zona del Océano Atlántico.

En el Reglamento (UE) 1255/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, por el que se establece un Programa de apoyo para la consolidación de la Política Marítima Integrada (PMI), se define entre los objetivos generales del Programa “apoyar el crecimiento económico sostenible, el empleo, la innovación y las nuevas tecnologías en los sectores marítimos y en las regiones costeras, insulares y ultraperiféricas de la Unión”.

Posteriormente, la Comisión Europea publicó la Comunicación (2012) 494 final, denominada “Blue Growth:opportunities for marine and maritime sustainable growth” en la que se identifica la importancia económica del sector marítimo en el conjunto de la Unión Europea, así como específica las líneas que tienen mayor potencial de creación de empleo y generación de riqueza en los próximos años, cuáles son: energías marinas, acuicultura, turismo marítimo, costero y de cruceros, recursos minerales marinos, y biotecnología azul.

La Resolución del Parlamento Europeo, sobre los objetivos estratégicos y recomendaciones para la política de transporte marítimo de la UE hasta 2018, destaca la importancia del sector del transporte marítimo para la economía europea, no sólo en su función transportadora de pasajeros, materias primas, mercancías y productos energéticos, sino también como núcleo de una amplia agrupación de actividades marítimas, como la industria naval, la logística, la investigación, el turismo, la pesca y la acuicultura y la enseñanza.

Paralelamente, las recomendaciones de la Estrategia LeaderSHIP 2020, “Garantizar el futuro de la construcción naval en Europa”, y en la Declaración de Limassol se hace un llamamiento para que potenciar ”las carreras marinas y marítimas y su atractivo, eliminando el desfase entre la educación, la ciencia y la industria, garantizando la formación pertinente y fomentando una cultura de la seguridad y la adecuada movilidad laboral”.

La Unión Europea se compromete firmemente a estimular el crecimiento de los sectores marítimos. Al adoptar la declaración de Limassol, los ministros europeos responsables de asuntos marítimos y la Comisión Europea han confirmado la voluntad política europea de dinamizar la economía azul, garantizando a la vez el buen estado de salud de los mares y los océanos.

El 8 de octubre de 2012, en una conferencia organizada en Limasol por la Presidencia chipriota, los ministros europeos de política marítima y la Comisión Europea, representada por su presidente, José Manuel Barroso (discurso), y por la comisaria María Damanaki (discurso), adoptaron una Agenda Marina y Marítima para el Crecimiento y el Empleo.

Cinco años después de crearse la Política Marítima Integrada de la UE, los Estados miembros y la Comisión reafirman que el planteamiento dinámico y coordinado de los asuntos marítimos mejora el desarrollo de la “economía azul” de la UE y propicia el buen estado de los mares y océanos.

Los ministros y la Comisión adoptaron una Agenda marina y marítima dinámica, de unos veinte puntos, para el crecimiento y el empleo. El objetivo es aumentar el desarrollo de los sectores marítimos. La declaración de Limassol hace hincapié en una amplia agenda que engloba a los sectores marítimos prometedores, incluidos los cinco sectores identificados en la Comunicación de la Comisión Europea sobre el crecimiento azul: las energías renovables, la acuicultura, el turismo marítimo y costero, la extracción minera y las biotecnologías azules. El apoyo a la investigación y el conocimiento del medio marino, la formación en el ámbito marítimo, la cooperación en el ámbito de la vigilancia marítima, la puesta en marcha de una planificación del espacio marítimo y la puesta en práctica de la Directiva marco sobre la estrategia marina.

Memoria LPA RE-Activa

Playa de Las Canteras reconocida con